8 Formas de incentivar la creatividad

Follow me Facebook Twitter Linkedin Instagram
Foto Creatividad

En la actualidad, la creatividad es una capacidad esencial en el mundo laboral y especialmente imprescindible en las profesiones relacionadas con el mundo del diseño y el arte, así como en el emprendimiento. Además, al contrario de lo que se tendió a pensar durante mucho tiempo, múltiples estudios científicos han demostrado ésta no es una cualidad innata, sino que se aprende, estimula y se puede mejorar. 

 

Hoy vengo a hablaros de 8 formas que uso a menudo para incentivar la creatividad, y aún más cuando sufro un bloqueo de ideas durante la realización de algún proyecto. 

Antes de empezar, me gustaría recalcar una actividad que ha de realizarse antes de las 8 que te propongo: dormir bien. Es muy importante que tu cerebro descanse para que funcione al 100%.

1. Pasear por dónde nunca pasas

Pasear es una actividad que ayuda a liberar la mente. Sin embargo, en ocasiones, caminar por los mismos lugares de siempre puede abstraernos de la realidad del momento y facilitar que nuestra mente acabe pensando en nuestros problemas. 

Hay dos razones de peso para que pasees por lugares que no sueles frecuentar:

1. La mente ha de trabajar el doble cuando transitas por un lugar desconocido, por lo que es una buena forma de ejercitarla. Según la OMS, escoger rutas no habituales ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con la pérdida de memoria.

2. Al tener que estar pendiente de por dónde vas, estarás más receptivo a ver aquello que normalmente no miras, despejándote e incluso llegándote a inspirar en cosas de las que antes no eras consciente. Observa tu alrededor.

2. Leer

Leer siempre es una buena opción. Lo mires por donde lo mires. Hay personas que dicen que lo les gusta leer. Yo pienso que simplemente no han encontrado su tipo preferido de lectura. Únicamente en lo que a la creatividad se refiere, leer, como poco, te permite:

- Desconectar de tu rutina.

- Viajar a lugares desconocidos sin moverte de donde estás.

- Aprender.

- Recopilar nuevas ideas.

- Abrir tu mente y conocer nuevos puntos de vista sobre un tema.

3. Viajar

Viajar te saca de golpe de tu círculo de confort y te convierte en una persona receptiva, además de hacer un pausa en tu vida habitual. A veces viajamos muy poco o nada porque tendemos a pensar que viajar significa irnos lejos y nuestro deseo se ve frustrado, ya sea por falta de tiempo o por motivos económicos. Pues bien, no te hace falta. Si tienes espíritu aventurero y te gusta descubrir nuevos lugares, sólo tienes que ir a la estación de autobuses más cercana y sacar el primer billete para un pueblo que no te suene de nada. Te aseguro que puedes descubrir maravillas que tienes cerca, que aún no conoces y a las que incluso volverás.

De hecho, esta práctica es de las que mejor me funcionan en casos de mucho estrés.

4. Anotar ideas

Propónte anotar una idea nueva cada día, incluso aunque suene disparatada. De lo que quieras: cosas que te gustaría hacer en el futuro, ideas de negocio, métodos para administrar mejor tu tiempo, para ahorrar,... Pero una idea cada día. Hacerlo te ayudará:

- Por un lado, a ejercitar tu creatividad asiduamente, de manera que tu cerebro va estableciendo una rutina de tener que pensar algo nuevo cada día.

- Y por otro, a salir del paso cuando te bloqueas si las ideas que anotas están relacionadas con tu profesión, pues como ya están guardadas, quizás puedas usarlas o reutilizarlas.

5. Estar en contacto con la naturaleza

Estar en la naturaleza, -ya sea en el campo, un bosque, la playa o un parque-, estimula cuatro de nuestros sentidos:

- El oído descansa de la contaminación acústica urbana.

- La vista se recrea en los colores.

- La piel recibe brisa fresca, sol y/o gotas de lluvia.

- El olfato percibe olores naturales de las plantas, las flores, el mar,...

Este conjunto de sensaciones hace que nuestra mente se relaje, descanse y aumente su productividad.

6. Practicar deporte

Los beneficios del deporte son casi innumerables. Uno de ellos es que nos ayuda a dejar la mente en blanco sin a penas darnos cuenta. Personalmente, el que mejor me funciona para aumentar mi creatividad es el yoga, porque requiere tanta concentración en mi respiración y cuerpo para mantener el equilibrio, que es imposible que pueda pensar en otra cosa que en disfrutar del momento. Muchas buenas ideas han llegado tras una sesión de yoga.

7. Asistir a charlas, congresos, exposiciones,...

Aprender de la creatividad de otros es una gran forma de potenciar la tuya. Asistir a charlas, congresos y exposiciones significa formarse, recopilar nuevas ideas y mejorar tu manera de percibir las cosas.

8. Quedar con los amigos

Somos seres muy sociales y necesitamos contacto con nuestros congéneres. Por eso, no es de extrañar que a veces las mejores ideas vengan cuando estamos tomando algo con los nuestros. Quedar con los amigos es una actividad muy recomendable para despejarte, divertirte y, por supuesto, para que tu mente haga "click" en el momento menos esperado.

Y hasta aquí todo por hoy. Deseo que hayas disfrutado mucho de este post y que te haya ayudado.


¿Te gustó? ¡Comparte! ;)



Soy Sara Escudero, autora de este post.

Me dedico al diseño Web, SEO, marketing digital y la fotografía.

Aquí puedes saber un poco más -> sobre mí.


¡Suscríbete a mi boletín de noticias!

* indicates required

Escribir comentario

Comentarios: 0