La vida es timing

Follow me Facebook Twitter Linkedin Instagram
Foto Banner La vida es timing

Hoy quiero hablaros del timing, un factor que puede influir decisivamente en el éxito de un negocio, así como en muchas decisiones importantes que tomamos en nuestras vidas en general.

¿Qué es el timing?

El timing dentro del mundo de los negocios viene a definirse en algo como: "la planificación óptima del tiempo de una acción comercial", es decir, lanzar un producto y/o servicio en el momento adecuado.

 

Pero desde mi punto de vista, el timing no solamente influye en el mundo de los negocios, sino también en nuestra vida personal y profesional. Y a continuación te voy a mostrar por qué.

Acto, efecto, consecuencia

Como seres adultos, todos somos responsables cualquier acto en nuestras vidas y tenemos que asumir sus efectos y sus consecuencias. 

 

Quizás uno de los actos más inmediatos que todos conocemos desde pequeños es: si estudio duro en el colegio o instituto para un examen, aprobaré; si no lo hago, suspenderé. 

Tenemos una acción: estudiar duro para un examen; efecto: aprobado; consecuencia: nos sentimos recompensados.

 

Esta acción crea un hábito de consecuencia inmediata que nos acostumbra a que si luchamos por algo, vamos a conseguir nuestro objetivo a corto plazo. Y creo que de ahí precisamente viene una frustración generalizada en muchos estudiantes cuando terminan sus carreras y se enfrentan al panorama laboral. Pues según esta regla: si trabajamos duro, obtendremos una recompensa inmediata.

 

Que trabajar duramente da sus frutos suele ser muy cierto. Sin embargo, no podemos conocer cuándo obtendremos la recompensa con total certeza: ni en nuestra profesión, ni en un negocio. 

Y ahí es donde entra un factor que precisamente jugará un papel vital en nuestro éxito: el timing.

La influencia del timing

Imaginemos por un momento 2 empresas exactamente iguales (A y B). Ambas venden el mismo producto: paraguas. Sus productos son de calidad y tienen el mismo diseño. Ambas se hallan en la misma localidad, han realizado un estudio de mercado, de marketing e invierten en publicidad. 

 

¿Cómo influiría el timing en estas dos empresas?

Voy a explicar diversos casos en las que las dos empresas (A y B) obtendrían distintos resultados en función de su timing:

 

Caso 1. Lo "más lógico".

La Empresa A decide lanzar su producto en verano y, al no llover, acaba frustrando sus expectativas de venta y fracasa.

En cambio, la Empresa B introduce su producto al comienzo del invierno y obtiene un gran éxito.

 

Caso 2. Lo no tan obvio.

La Empresa A decide lanzar su producto en verano y, resulta ser un verano en el que abundan las tormentas, por lo que consigue un gran éxito. Así que su producto adquiere fama y continúa obteniendo grandes beneficios en otoño y el resto del año.

La Empresa B introduce su producto al comienzo del invierno y, al ser un invierno seco y poco lluvioso, obtiene menores beneficios de los esperados, aunque consigue mantenerse.

 

Caso 3. Lo inesperado.

La Empresa A decide lanzar su producto en verano y, resulta ser un verano en el que abundan las tormentas, por lo que consigue un gran éxito. Su producto se hace tan conocido que, cuando la Empresa B introduce su producto en invierno, ésta última queda eclipsada por la Empresa A, nadie compra sus paraguas y fracasa.

 

Como podemos ver en este ejemplo, estamos hablando de dos empresas idénticas, con el mismo producto, el mismo trabajo y las mismas ganas de triunfar. Y aunque la Empresa B eligió aparentemente el "mejor timing" para lanzar su producto al mercado, el Caso 3 es perfectamente posible. Hay algo que ninguna de ellas puede controlar: la lluvia. 

 

Todos sabemos que los factores meteorológicos son una cosa que nadie puede controlar y quizás os parezca un factor muy especial que influye únicamente en casos aislados. Pero lo cierto es que, dicha lluvia, metafóricamente hablando, está presente en cualquier tipo de negocio, porque siempre habrá algo que esté fuera de nuestro control.

 

Pensemos, por otra parte, fuera del mundo empresarial. Concentrémonos en personas de éxito que han triunfado a lo largo de la historia. Hace poco leí una frase de Joaquín Lorente que decía: "Si Picasso se hubiera quedado en su maravillosa Málaga natal, en el mejor de los casos, hoy sería un interesante pintor local que se llamó Pablo Ruiz". 

O si Alexander Fleming no hubiese conocido a Almorth Edward Wright, quizás no hubiese sentido curiosidad por investigar las curas para tratar las infecciones y no hubiera descubierto la penicilina (¡qué tantas vidas ha salvado!).

 

 

El timing se trata, al fin y al cabo, de lo que siempre se ha conocido como: "estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con las personas adecuadas". Y lo queramos o no, influye en nuestras vidas y nuestros negocios.

Cómo buscar nuestro timing de éxito

Si hay algo especialmente incómodo del timing es que, por mucho que el viento sople a nuestro favor, por mucho que tengamos nuestro mercado muy estudiado y hagamos bien las cosas, no lo podemos controlar en su totalidad.

 

Sin embargo, hay factores que van a influir decisivamente en que lo alcancemos y obtengamos el éxito. Éstos son:

 

1. Trabajo duro.

Si trabajamos duro y con pasión para alcanzar nuestro éxito, aumentaremos las posibilidades de triunfar, pues conoceremos cada vez mejor el terreno en el que nos movemos y, el conocimiento, es poder.

 

2. Estadística.

Si en lugar de lanzarnos a la aventura, controlamos las estadísticas y las expectativas de éxito que tenemos con respecto al mercado y nuestra competencia, tendremos una mayor probabilidad de acierto. Se trata, por tanto, no solamente de trabajar duro, sino de también estudiar todas las variables posibles que puedan surgir en nuestro camino, en lugar de improvisar conforme éstas vayan surgiendo.

 

Poniendo como ejemplo los casos anteriores de las Empresas A y B, éstas podrían estudiar las condiciones meteorológicas de los últimos 50 años, así como los efectos del cambio climático en los últimos 10. Con ello, no obtendrían un 100% de acierto a la hora de lanzar su producto, pero sí aumentarían considerablemente sus posibilidades de triunfar.

 

3. Constancia.

En todos los casos de éxito personal y profesional existe una variable que no falla: la constancia. 

Ésto implica, en muchos casos, y por mucho que nos cueste asumirlo: fracasar, volver a levantarnos y seguir, teniendo en cuenta lo aprendido. 

 

Sin la constancia, ni el mismísimo Steve Jobs hubiese llegado a ser conocido, pues cuando creó su primer ordenador personal, Apple I, sólo llegó a vender 175 ordenadores y fue rechazado por las principales empresas del momento: HP, Intel y Atari. ¿Y si se hubiese parado ahí? ¿Y si no hubiera continuado?

 

Parafraseando al gran Pablo Picasso, "Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando". Y es que del triunfo de este fabuloso genio, mucho se concoce ahora, pero poco se habla de sus días de frío y hambre en París cuando comenzó. Si no hubiera sido constante, jamás hubiese alcanzado el éxito. 

Como dice el título de este post, la vida es timing. Tell me quando, quando, quando,...

Y hasta aquí todo por hoy. Deseo que hayas disfrutado mucho de este post y que te haya ayudado.


¿Te gustó? ¡Comparte! ;)



Soy Sara Escudero, autora de este post.

Me dedico al diseño Web, SEO, marketing digital y la fotografía.

Aquí puedes saber un poco más -> sobre mí.


¡Suscríbete a mi boletín de noticias!

* indicates required

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    VonBoyka (viernes, 22 abril 2016 13:55)

    Desde la óptica "by the book" esto es correcto, nunca esta demás tenerlo claro.
    En la vida personal tendrías que tener un ambiente controlado para poder ejercer un enfoque así.. timing, ubicación, necesidad, postura de choque/empuje, etc son el añadido que se obtiene con el trabajo INTELIGENTE y constante.
    Hacer lo adecuado en el lugar no decuado, terminará siendo un caos, estar en el lugar adecuado y con las mejores intenciones hacer lo incorrecto.. es suicidio emocional.
    Mi punto es... TIMING porsupesto pero porfavor antes, REAL INTELIGENCIA.

  • #2

    Sara Escudero (viernes, 22 abril 2016 16:46)

    Muchas gracias por compartir tu opinión, VonBoyka.