Lo que una red social puede hacer por ti (y lo que no)

Follow me Facebook Twitter Linkedin Instagram
Foto red social
Foto credits: Edar (Pixabay)

Estar presente en las redes sociales se ha convertido en los últimos tiempos casi en un must para todas las empresas. Y es que realmente pueden ayudarte mucho, aunque no pueden realizar milagros. En este post analizo todo lo que una red social puede hacer por tu negocio y lo que no.

Lo que una red social puede hacer por ti:

1. Dar a conocer tu marca.

Hoy en día, si no estás en Internet, tu marca puede ser invisible a los demás. Por eso, la mayoría de empresas ya cuentan con su propio sitio Web. Sin embargo, estar entre los primeros puestos de un buscador no es una tarea fácil y depende de múltiples factores. 

Al abrir una cuenta en una red social, no sólo tienes más posibilidades de mejorar el SEO de tu página web, sino que estás presentando tu empresa en sociedad de una forma mucho más sensible: estás dando a conocer tu marca y tus valores en un espacio abierto donde todos pueden opinar.

2. Que tus seguidores puedan conocer tus actividades en tiempo real.

Una de las mejores formas de mostrar tu trabajo y lo que te esfuerzas cada día por satisfacer a tus clientes, es que éstos conozcan tus actividades en tiempo real. Y las redes sociales te ofrecen esta posibilidad de una forma sencilla y directa. Publicar fotos, vídeos y artículos relacionados con tu negocio, ayuda a tus clientes a entender qué, por qué y cómo realizas tus productos y servicios y hace que éstos adquieran un valor añadido: los humaniza.

3. Promocionar tu empresa.

Hay muchas formas de promocionar tu empresa en las redes sociales: pagando por una publicación promocionada, captando nuevos seguidores, realizando concursos,... La clave está en escoger la forma promocional que más se ajusta a tu empresa en relación a tus servicios y tu presupuesto. Otro dato: las redes sociales constituyen uno de los canales publicitarios más económicos del mercado. 

4. Saber qué piensa tu público.

Estar en las redes sociales significa estar expuesto y abierto a todo tipo de comentarios, positivos y negativos. Y aunque hay quien piensa que éste puede ser un factor muy arriesgado, conlleva muchísimas más ventajas que efectos nocivos. Gracias a las redes sociales, puedes conocer mucho mejor a tu público, sus intereses, sus demandas y qué es lo que tienes que mejorar en tus productos. Si conoces bien a tus seguidores, podrás ofrecerle lo que buscan de una manera mucho más exacta y, por lo tanto, aumentar tus ventas.

5. Conseguir conversiones.

Convertir a tus seguidores en clientes o en usuarios habituales de tu web, suele ser el objetivo principal a conseguir de la mayoría de las empresas. Tienes muchas probabilidades de conseguirlo, pero para este cometido, recuerda tener muy en cuenta el punto anterior.

6. Vender tus productos.

Cada vez son más las redes sociales que ofrecen una manera directa de promocionar cada uno de tus productos y que tus seguidores puedan acceder directamente a tu tienda online. Es, además, una forma excelente para que tu público conozca tus últimas novedades rápidamente.

7. Hacer que conozcas y te relaciones con nuevos profesionales de tu sector.

Estar en redes sociales no significa únicamente ser visible, sino poder ver. En ellas puedes observar también a tu competencia, así como conocer a nuevos profesionales interesantes de tu sector con los que puedes establecer relaciones positivas.

Lo que no puede hacer por ti:

1. Mejorar tu producto.

Tu producto es el que es y si tú no puedes mejorarlo, una red social tampoco. Sé consciente de las virtudes y defectos de tu producto y no intentes venderlo por algo que no es. Mentir a tus seguidores sólo conseguirá enfadarlos.

2. Ofrecer contenido interesante.

En las redes sociales no sólo importa el qué, sino el cómo. Tu producto puede ser el mejor del mundo, pero si no sabes cómo convencer y enganchar a tu público, éste se marchará. Recuerda: tu contenido tiene que ser interesante y relevante.

3. Definir a tu público objetivo.

Para poder ofrecer un contenido adecuado para tu público, es importante que conozcas a quién te diriges y quiénes te interesan como seguidores. El plantearte a quién vas a dedicarle tus publicaciones, quiénes son los consumidores potenciales de tu empresa o a quién le interesas realmente, es un paso que se debe realizar antes de crear una cuenta en una red social y no después. Que tus campañas funcionen, no depende únicamente de tu número de seguidores y de tu manera de comunicarte, sino también de que tus seguidores sean los adecuados. Venderle hielo a un esquimal puede que sea posible, pero es más fácil venderlo en el trópico ;)

4. Vetar las opiniones negativas sobre tu empresa.

Lo mejor de las redes sociales y principal el motivo por el que se rige su éxito es la libertad de expresión. Que el usuario pueda expresar lo que piensa es esencial para él y, por eso, no puedes ponerle límites. Si decides crear una cuenta en una red social, es conveniente que estés preparado para saber gestionar una crisis de reputación o que contrates a un profesional que pueda ayudarte, así como que sepas escuchar a tu público y puedas determinar si las críticas son justificadas o no.

5. Conseguir seguidores por arte de magia.

Estar en una red social no significa ser conocido de la noche a la mañana. Igual que te curras cada día que tu empresa funcione, debes trabajar duro para conseguir seguidores y que éstos permanezcan. 

Cada red social tiene un público, ritmo y diálogo diferente. Si no conoces bien cómo funcionan las redes sociales, puedes invertir en un profesional que sepa cómo funcionan y pueda dedicarle tiempo. La inversión merece la pena. 

Y hasta aquí todo por hoy. Deseo que hayas disfrutado mucho de este post y que te haya ayudado.


¿Te gustó? ¡Comparte! ;)



Soy Sara Escudero, autora de este post.

Me dedico al diseño Web, SEO, marketing digital y la fotografía.

Aquí puedes saber un poco más -> sobre mí.


¡Suscríbete a mi boletín de noticias!

* indicates required

Escribir comentario

Comentarios: 0